Cómo son las cicatrices de una operación de aumento de pecho

Por 19 abril, 2016Aumento de pecho
Cicatriz de un aumento de pecho

(Imagen real.  La foto no ha sido manipulada ni alterada)

¿Cómo son las cicatrices que quedan en el cuerpo cuando nos sometemos a una operación de aumento de pecho? Esta es la pregunta más frecuente que se hacen las mujeres que barajan la posibilidad de someterse a este tipo de intervenciones.

Pues en este sentido hay que destacar que no hay una única respuesta. Y es que, dependiendo del tipo de intervención que se vaya a realizar, se abordará la mama de una manera u otra. Y, aunque los cirujanos plásticos siempre intentan que la cicatriz (o cicatrices) sean pocas y pequeñas, de modo que dependiendo de la técnica que sigan en sus intervenciones serán de un tipo u otro.

Aumento de pecho y cicatrices

Una de las técnicas de aumento de pecho que menos huellas deja en el cuerpo de la mujer es la denominada 24 h Recovery. Un método de intervención plástica procedente de los Estados Unidos y que sólo profesionales como el doctor Gustavo Sordo –que adoptó esta técnica del doctor John Tebbetts– aplica en España.

La gran ventaja de esta técnica se encuentra en la tecnología que se emplea en el trabajo de cirugía. Un bisturí electromagnético con terminal de tungsteno que controla la coagulación mediante una técnica denominada “hemostasia proactiva” y que permite prescindir de drenajes en el cuerpo de la paciente. Un trabajo que, en todo momento, se realiza con visión directa asistida por fibra óptica de los movimientos que el profesional hace durante su intervención.

Así pues, con esta técnica las incisiones de aumento de pecho son mínimas y, por tanto, también el rastro que dejan en nuestro cuerpo. Al evitar el uso de drenajes evitaremos una cicatriz más, que resulta totalmente innecesaria desde nuestro criterio, en el tórax o en la axila de la paciente. Además, la no utilización de estos drenajes incide positivamente en la esterilidad del implante (que a su vez influye en la posibilidad de desarrollar contractura capsular en el futuro), de modo que evitaremos un elemento contaminante que no aporta ninguna ventaja al postoperatorio del paciente. El confort del paciente, que no se ve invadido por drenajes ni vendajes, sino que simplemente lleva un sujetador deportivo y moviliza sus brazos libremente, se ve incrementado en gran medida con esta técnica.

En cualquier caso, las cicatrices siempre se abordarán a través de la areola del pecho o bajo el surco de la mama, para que quede integrado en el total del pecho y que sea complicado que se aprecie a primera vista. El tamaño de la incisión siempre rondará los 4 cms de largo ya que hacer una incisión menor puede poner en riesgo la integridad del implante a la hora de introducirlo.

Esto implica que en aquellos casos en que la areola del paciente sea pequeña deberemos optar por colocar el implante via surco submamario.

La vía del surco submamario cuenta con la ventaja de no tocar ni manipular la glándula mamaria del paciente de forma que se acceda al músculo pectoral directamente sin atravesar ninguna otra estructura salvo la piel. Debajo del músculo pectoral SIEMPRE (sin excepción) será donde se colocará el implante en nuestro caso (no consideramos ninguna otra opción ya que se han mostrado como claramente inferiores para el futuro del implante).

Dado que se ha observado y comprobado que la esterilidad y ausencia de cualquier rastro de contaminación bacteriana es decisivo de cara al futuro del implante (para que no se endurezca o “contracture” –contractura capsular-), personalmente recomendamos hacer la incisión por el surco submamario ya que evitaremos tocar la glándula del paciente (inevitable si se accede por la areola) que presenta gérmenes en el sistema de conductos para la lactancia (conductos galactóforos). En el momento actual, la vía surco submamario se considera un factor de protección para la contractura capsular de los implantes con un nivel de evidencia científico alto y debido a eso es nuestra primera elección en muchos casos.

Aún así, si la paciente desea por el motivo que sea utilizar la vía areolar, se utilizará ésta con las mismas garantías de resultado estético que por el surco submamario.

Ventajas complementarias de la aplicación de esta técnica en la clínica madrileña del doctor Gustavo Sordo son

  • Los implantes que escogemos para el aumento de pecho serán siempre con aprobado FDA (fabricados en EE.UU.) lo que garantiza que son de la máxima calidad y los únicos que cuentan con estudios de seguridad y eficacia aceptables. Nunca escatimaremos en la calidad de tu implante utilizando sencillamente lo mejor que existe.
  • El kit de simulación que empleamos antes de la operación para que el resultado cuente con el visto bueno de la paciente, y en el que se podrá visualizar el volumen resultante tras la operación
  • Se realizará una simulación en 3 dimensiones por ordenador del resultado con fotos reales del paciente para poder tener una idea realista de lo que se obtendrá tras la operación.
  • Movilizar brazos y sentirte bien, con las menores molestias posibles, sin drenajes, sin aparatosos vendajes, y reanudando vida normal lo antes posible.
  • Trabajamos en un hospital con todos los medios necesarios a tu alcance, y tenemos un equipo con experiencia en más de 1000 intervenciones de cirugía estética
  • Controlaremos tus implantes con ecografía en consulta para tu tranquilidad

Así, si estás pensando en aumentar el tamaño de tus pechos, no lo dudes y opta por la técnica “24 h Recovery”. Una técnica que minimiza las incisiones y por tanto, las cicatrices de la operación de aumento de pecho. Para más información, no dudes en contactar con el Dr. Sordo.

 

Dejar un comentario