Braquioplastia o lifting de brazos

Por 21 noviembre, 2018Reducción de grasa
Braquioplastia

Al igual que ocurre con los muslos o la barriga, los brazos también se deterioran con el paso del tiempo. Es normal que aparezca flacidez en los músculos de los brazos, mostrando un aspecto envejecido. Para corregirlo, la cirugía estética apuesta por la braquioplastia o lifting de brazos. Una técnica mediante la cual se consigue elevar el tejido muscular que se ha descolgado, haciendo que las extremidades superiores tengan un aspecto más estilizado y armonioso con el resto del cuerpo.

Los pacientes que acuden a nuestra consulta para someterse a una cirugía plástica de brazos, suelen ser personas que han adelgazado muchos kilos como consecuencia de una dieta llevada a cabo por sufrir una obesidad mórbida o de una cirugía bariátrica que ha hecho que el paciente pierda elevadas cantidades de peso (hablamos de 30kg, 40kg o más). Como resultado de la pérdida de peso drástica se producen lo que en cirugía plástica llamamos “bat wings” o “alas de murciélago”, es decir, unos brazos con mucha flacidez y piel descolgada.

Para eliminar esta flacidez el paciente debe someterse a una cirugía plástica de brazos que se llama braquioplastia. Con esta cirugía retiramos la piel sobrante del brazo y se reconstruye lo que viene siendo una circunferencia normal y natural del brazo. La cicatriz generalmente se extiende desde el codo hasta la axila y a su vez cruza la axila para poder solucionar esa flacidez de piel sobrante que existe. Esta cirugía plástica está indicada para pacientes que se hayan sometido a una pérdida masiva de peso, que les ha generado una gran cantidad de piel sobrante. A pesar de la extensión de la cicatriz, es una óptima solución de carácter estético y funcional para el paciente, ya que escondemos la cicatriz en la cara posterior del brazo y el paciente conseguirá unos brazos con una forma natural. Además, el paciente podrá ponerse manga corta, ir a la playa… en definitiva, seguir con su vida habitual y sus brazos presentarán una forma más armoniosa, después de ese adelgazamiento masivo.

En los casos en los que la flacidez es más moderada, lo que aconsejamos en la clínica del Dr. Sordo en Madrid, es una liposucción y una recogida de la piel del brazo limitada solamente a la zona de la axila. En esta zona se puede recoger un ojal de piel sin necesidad de extender esa cicatriz a lo largo del brazo hasta el codo. De esta manera, será una cicatriz más discreta. Este tipo de intervenciones está muy limitado a pacientes que presentan una lipodistrofia o acúmulo graso y no demasiada piel sobrante, por lo que se puede eliminar con un pequeño estirón de piel y una cicatriz muy escondida en la axila.

Por lo tanto, la cirugía plástica de brazos que se realizará en un paciente para eliminar la flacidez, dependerá del grado de descolgamiento y flacidez que presente. Así pues, los pacientes que hayan sufrido un adelgazamiento masivo que les haya producido un descolgamiento excesivo de la piel y una gran flacidez, deberán someterse a una braquioplastia. Mientras que los pacientes que presenten un descolgamiento discreto con poca flacidez de la piel, podrán solucionar este problema estético con una liposucción y una recogida de la piel en la zona de la axila.

Braquioplastia o lifting de brazos paso a paso:

En la clínica del Dr. Sordo comenzamos la braquioplastia o lifting de brazos con una liposucción tumescente con técnica superficial. Para ello:

  • Se introducen en la zona interior de los brazos unas cánulas(finos tubos de aspiración) a través de pequeñas incisiones (de aproximadamente de unos 0,4 centímetros). Estas microcánulas tienen punta roma, lo que permite una introducción atraumática en el cuerpo del paciente, un hecho que reduce el riesgo de que aparezcan hematomas en el postoperatorio.
  • Se extraen las células grasas de esta zona del cuerpo mediante presión negativa,lo que remodela el contorno corporal del paciente.

Una vez terminada la liposucción tumescente pasamos a resolver el problema de exceso de piel:

  • Se retira la piel sobrante desde la cara interna del brazo.
  • Se coloca una prenda de presoterapia en la zona.
  • Se traslada al paciente a una habitación donde permanece bajo observación del personal sanitario.

Hay que destacar también que la infiltración de tipo tumescente con la que se inicia la operación elimina la pérdida de sangre del paciente.

La operación suele durar entre una y dos horas y en ella se emplea anestesia general para mayor confort del paciente.

Braquioplastia: estudio preliminar del candidato

En cualquier caso, si estás pensando someterte a una operación de braquioplastia, solicita información a un centro especializado que te ofrezca todas las garantías sanitarias. En la clínica del doctor Gustavo Sordo realizamos un estudio personalizado de tu caso en el que se tendrán en cuenta factores como: el aspecto de tu piel, su capacidad de retracción, el exceso dermograso de la cara interna de tus brazos y estado general de salud del paciente (prestando especial atención a posibles enfermedades coadyuvantes, la ingesta de medicación, la aplicación de tratamientos anticoagulantes, la existencia de alergias, si se ha intervenido anteriormente o si se cuenta con hábitos dañinos como el tabaco, entre otros aspectos).

Antes y después de una braquioplastia

Braquioplastia, antes y después

2 Comments

Dejar un comentario