¿Qué se siente después de una abdominoplastia y liposucción de flancos?

qué se siente después de una abdominoplastia

Después de una abdominoplastia y liposucción de flancos, nuestros pacientes nos refieren que notan una sensación de tirantez o tensión en el bajo vientre, similar a la sensación que se tiene después de una cesárea o incluso algo más moderada.

Es una sensación que obliga al paciente a caminar ligeramente inclinado hacia delante, durante los 3 ó 4 primeros días. Posteriormente, el paciente conseguirá estirar el tronco hasta caminar totalmente erguido en los días sucesivos.

Esta sensación de tirantez se debe a que los puntos de sutura están enfajando la musculatura del abdomen, en concreto de los rectos abdominales, que nos permitirá conseguir el abdomen plano perdido tras los cambios de peso.

Por otra parte, los pacientes nos comentan que la zona de la liposucción suele ser algo más molesta que la zona de la abdominoplastia. Efectivamente, la zona de la piel de la abdominoplastia, a parte de la sensación descrita anteriormente similar a la de la cesárea, estará dormida hasta el ombligo y quizá un poco más arriba durante 2 ó 3 meses. Esta sensación variará de unos pacientes a otros, pero la mayoría notan muy poca sensibilidad en la zona de la barriga, lo que facilitará el postoperatorio y la realización de las curas durante el mismo.

Sin embargo, en la zona de la liposucción de flancos, que son las lipodistrofias que acompañan a la abdominoplastia y que debemos lipoaspirar para poder definir la cintura, el paciente tendrá una sensación de piel irritada y sensible al roce, además de algo amoratada. Para aliviar esta sensación, trataremos la zona con una pomada hidratante con gel de heparinas. Esta molestia típica de la liposucción será la protagonista en los días posteriores a la abdominoplastia.

Por último, el paciente también puede experimentar pequeñas molestias en las zonas de los drenajes. En esta cirugía, los drenajes son imprescindibles para evitar la acumulación de los líquidos o seromas debajo de la piel y los retiraremos a lo largo de la primera semana de postoperatorio. Generalmente entre los días 5 y 7 del mismo.

Por lo tanto, podemos concluir diciendo que, las molestias que se sienten después de una abdominoplastia y liposucción de flancos son llevaderas y gracias a la medicación, la faja y las curas, podremos aliviarlas y conseguir un postoperatorio satisfactorio. Nuestros pacientes nos hablan de unas molestias que merecen la pena, debido al cambio físico radical que de otra manera no habrían podido conseguir.

También podemos afirmar que algunos de nuestros pacientes que se han sometido a esta intervención no han sentido todas las sensaciones anteriormente descritas, por lo tanto, es una variable personal que experimentan solo algunos pacientes y otros no.

Para más información sobre la abdominoplastia y liposucción de flancos, contacta con el cirujano plástico, estético y reparador Dr. Sordo.

3 Comments

Dejar un comentario