Rinoplastia secundaria o segunda operación de nariz

Por 20 Octubre, 2015Nariz
Segunda operación de nariz

En ocasiones, el resultado de una rinoplastia no es el que deseábamos. Esto puede deberse a que el médico que nos ha intervenido no ha hecho un estudio previo sugiriéndonos el tipo de rinoplastia que mejor se ajustaba a nuestro rostro; o bien porque la intervención que se ha llevado a cabo se ha centrado en la retirada del cartílago y del hueso tanto de la punta como del dorso sin tener en cuenta otros parámetros. Un tipo de operación muy rudimentaria y poco eficiente, ya que pasado el tiempo, la nariz se deforma respecto al acabado inicial haciendo que aparezcan esas narices empequeñecidas y de punta que hasta hace unos años eran la tónica dominante.

En cualquiera de los casos, la persona debe someterse a una rinoplastia secundaria o segunda operación de nariz. Una vuelta al quirófano que siempre despierta recelo de quienes acuden por una insatisfacción previa.

Rinoplastia secundaria en la clínica del doctor Gustavo Sordo

En la clínica del doctor Gustavo Sordo las rinoplastias (sean primarias o secundarias) se realizan siguiendo el mismo protocolo: el de la rinoplastia estructural. Un trabajo en el que se realizan diferentes estudios sobre el rostro de la persona, donde se estudian todos sus parámetros y características del sistema respiratorio, y en el que se entiende que el resultado debe alcanzar la armonía facial.

Así pues, el doctor apuesta por “añadir” en aquellas zonas en las que sea estratégicamente necesario y eliminar allí donde sobre. De esta manera, el médico trata de aportar solidez y construir un nuevo soporte para la nariz del paciente. Objetivo que se consigue mediante injertos y suturas estratégicamente colocados en el rostro de la persona.

Para evitar resultados que no satisfagan a la persona que se somete a una rinoplastia, en la clínica del doctor Gustavo Sordo se emplea tecnología de simulación. Así, gracias a un avanzado programa de simulación, y tras introducir los parámetros del rostro del paciente, su anatomía y el grosor de la piel, este puede conocer qué resultado va a obtener tras la operación viéndola sobre su propia cara en la pantalla de un ordenador.

Un trabajo con el que, además, el médico huye de los resultados estereotipados, adapta la nariz a cada persona que se somete a una rinoplastia y aporta solidez a todas las estructuras nasales de la persona, apostando por el equilibrio entre los elementos que componen su particular arquitectura. Aspectos con los que se consigue, además, un resultado más natural de la nariz intervenida.

Para saber más de esta técnica y conocer en profundidad sus detalles, pásate por la clínica del doctor Gustavo Sordo y solicita una cita en la que estudien tu caso. Sobre todo si el resultado de tu primera rinoplastia no fue el esperado.

One Comment

Dejar un comentario