Category

Cirugía estética

Los riesgos de la cirugía “low-cost”

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

La democratización ha llegado a la cirugía estética, que ha pasado de ser un producto de elite a extenderse a toda la población. A ello han contribuido las grandes clínicas de intermediación, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Todos los beneficios de la cirugía estética se disfrutan hoy en todos los niveles de la sociedad como una experiencia compartida. Existe una oferta a la medida de cada perfil de ingresos. Siguiendo con el ejemplo del aumento de mamas, la intervención puede variar en precio entre 3.000 € y 8.000 €. Es el nuevo concepto de cirugía dirigida a personas con menos capacidad adquisitiva, la famosa “cirugía low cost”, que cotiza a la baja y en la que compiten las corporaciones medicas, junto con algunos mediadores especializados en marketing, que ofrecen ofertas tipo “cupón” con fecha de caducidad.

El mayor reclamo es el precio, sin tener en cuenta la calidad del implante, el cirujano, la clínica, el tipo de atención al paciente, etc. En estos casos el factor humano pasa a un segundo plano y solo cuenta el precio como único criterio:

La cirugía low cost es incompatible con un servicio médico humanizado y de alto nivel. No es lo mismo un determinado implante mamario que otro, el precio puede variar hasta en el doble entre diversas marcas. No es una buena idea escatimar a la hora de escoger el tipo de prótesis.

Fomenta la compra impulsiva: Es habitual que estas ofertas están basadas en la caducidad, incitando al paciente a hacer una compra impulsiva, algo peligroso y desde luego poco recomendable en una decisión tan importante como una intervención quirúrgica, que requiere tiempo para reflexionar sobre la mejor opción para conseguir los mejores resultados para la estética y la salud del paciente.

Empatía Médico-Paciente
Ahora las nuevas relaciones médico paciente se basan en una buena empatía y sintonía en consulta, paso previo para alcanzar ese buen entendimiento necesario entre ambos. El papel de las nuevas tecnologías de la información resulta definitivo a la hora de anticipar y proyectar resultados. Los nuevos dispositivos de imagen son una excelente herramienta de diagnóstico junto a otros simuladores de resultados como kits biodimensionales, que permiten personalizar al máximo las intervenciones y con mayores garantías. Las imprescindibles fotografías del antes y después son otro factor básico en las consultas de cirugía estética que puede alcanzar el máximo de sofisticación con aparatos con imágenes en 3D y scanner incluido para delimitar exactamente lo que hay que quitar y poner.

Generalmente, las empresas que ofrecen este tipo de servicios “low-cost” recurren a intermediarios para la comercialización de sus servicios. Estas empresas tienen el único objetivo de maximizar las ventas y aplican estrategias muy agresivas de publicidad y de gestión comercial hacia los pacientes, presionándoles para aprovechar una oferta, incentivando el “cross-selling” vendiendo otras intervenciones quirúrgicas a pacientes que ya hayan pasado por una (por ejemplo, ofrecer una liposucción a una paciente que haya contratado una blefaroplastia), etc. Esto desvirtúa la relación con el paciente, ya que no está atendido por un profesional médico orientado a ofrecer la mejor solución para cumplir los objetivos del paciente y precupado por su salud, sino por un agente comercial sin formación biosanitaria cuyo salario depende de la facturación que consiga generar en su cartera de clientes (pacientes).

Otro inconveniente de tener que tratar con estas empresas intermediarias es que, como ha ocurrido recientemente, cierra una empresa que ofrece estos servicios, los pacientes quedan desprotegidos, por desaparecer el interlocutor que tenían. En cambio, si la relación es directamente con el cirujano, siempre estará disponible para consultar cualquier duda que pueda surgir tras la intervención.

Finalmente, otra cuestión fundamental es la precisión: un factor determinante que preocupa mucho tanto al paciente como el cirujano. En una cirugía que se realiza para cumplir los deseos del paciente hay que personalizar al limite, siempre bajo la supervisión médica oportuna y salvaguardando la ética profesional.

¿Cómo se consiguen estos precios? Uno de los factores que más permiten reducir el precio tan agresivamente es la elección de un implante mamario de coste bajo y, por tanto, de calidad baja. En segundo lugar, las intervenciones se no realizan en hospitales máxima calidad sino que recurren a centros que habitualmente no tienen las instalaciones idóneas.

Por todas estas razones, para no correr riesgos innecesarios, es importante huir de los intrusismos y contar con los mejores profesionales posibles. Optar por una alternativa “low cost” supone poner en riesgo su salud y unos resultados muy diferentes a los esperados.

Elegir cirujano plástico

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

En la sala de espera…

El perfil del paciente ha cambiado sustancialmente en los últimos años, fundamentalmente en dos aspectos:

  1. Antes se decidía con el primer cirujano que le habían recomendado sin consultar con otros. Ahora se visitan 2 ó 3 cirujanos antes de decidir. Esto es interesante porque el boca-oreja se ha modificado y se busca no sólo una recomendación, sino acudir a la consulta de dos o tres profesionales para comparar técnicas y presupuestos. El paciente es más proactivo en la búsqueda de una segunda opinión.
  2. Internet, en cierta manera también se ha convertido en prescriptor a través de los foros “recomendadores” que han suplantado por decirlo de alguna manera al conocido o amigo que te recomienda a un profesional. Su papel no está claro y puede resultar cuestionable.

 

Desastres en la cirugía estética

Por | Cirugía estética | One Comment

Un planteamiento negativo habitual es la falta de confianza tanto en el procedimiento como en el profesional. No es de extrañar porque siempre saltan a las noticias casos catastróficos o resultados patéticos, a menudo realizados por profesionales no titulados. Es realmente alarmante que haya 9.000 médicos sin título de especialista realizando “sus pinitos” en la cirugía estética. 

La mejor edad para el Botox

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

PROCEDIIMIENTO: Botox

EDAD ÓPTIMA: A partir de los 35

No desarrollas arrugas permanentes hasta pasados los 35 o principios de los 40, así que no recomendaría botox antes de eso. Se recomienda el uso de botox para arrugas y líneas de expresión que permanecen cuando el rostro está en reposo.

Mayores que se someten a cirugía estética

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

Los expertos afirman que miles de hombres y mujeres de 65 años o más están sometiéndose a cirugía estética, siendo la liposucción la operación más común. Los liftings faciales se encuentran en quinto lugar, de acuerdo con el grupo de cirugía plástica.

Asumiendo que seas una persona saludable, si tienes 60, 70 o incluso 80, hoy en día, no hay un aumento de riesgo relevante para muchas intervenciones de cirugía estética. A pesar de que la edad avanzada en sí misma no es motivo para evitar someterse a cirugía estética, sí que plantea preocupaciones adicionales. Una preocupación: la elasticidad de la piel. Los pacientes de más edad que se someten a una liposucción en el área abdominal a menudo requieren una abdominoplastía para librarse del exceso de piel que ha perdido su elasticidad.

En lo que se refiere a la cirugía de los párpados, es posible que el tejido extirpado tenga que ser una cantida más “conservadora,” ya que los pacientes de más edad tienen una mayor tendencia a desarrollar “ojos secos.” En lo referente a peelings faciales, en ocasiones varios peelings son preferibles a un peeling químico profundo, dado que la piel de un adulto de más edad es significativamente más fina.

Las técnicas quirúgicas a veces se modifican. Por ejemplo, cuando un lifting facial se realiza en alguien que tiene el cabello fino, es posible que las incisiones se coloquen de manera que camuflen mejor las cicatrices. Pacientes mayores que se han sometido a un lifting facial pueden elegir someterse a una reducción de los lóbulos de las  orejas al mismo tiempo, ya que los lóbulos crecen y se alargan con la edad, y es posible que se vean desproporcionados después de un lifting facial.

Las personas de más de 65 años de edad pueden padecer de enfermedaddes o condiciones que los coloquen en gran riesgo a la hora de operarse. Y es mucho más probable que estas personas estén tomando medicamentos que puedan interferir con la operación.

Por estas razones, se tiene más cuidado de custodiar al grupo de los de más de 65 años de edad, como por ejemplo, conseguir autorización médica con su propio médico personal, conseguir la autorización del departamento de anestesia y realizar la operación en un lugar seguro, como en un ambiente hospitalario.

Es posible que la recuperación también tome más tiempo que en el caso de pacientes más jóvenes.

La Cultura del ‘Lazo Rosa’

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

Continuación de:

Por qué cada vez más mujeres están eligiendo la mastectomía doble

Una creciente consciencia de la supervivencia al cáncer de mama hace que someterse a una mastectomía no resulte tan extraño o tan asustador a como tal vez lo fue en su día. Una investigación online muestra un número aparentemente ilimitado de grupos de apoyo para personas con cáncer de mama, con un grupo creciente dedicado a las mujeres que están considerando una operación de cirugía preventiva.

El doctor Mark Sultan, jefe de la división de cirugía estética y reparadora de los Centros Médicos St. Luke’s y Rooseveelt y Beth, en Nueva York, afirma haber testificaddo un 20% de aumento en 5 años de mujeres con alto riesgo, si bien todavía sin cáncer, que acuden a su consulta en busca de una mastectomía.

Coste medicina VS cirugía estética

Por | Cirugía estética | 2 Comments

Tenemos una cifra de 25.000 aumentos de mama al año que alcanzan un índice de satisfacción del 98 % (fuente: Realself) frente a 400.000 potenciales pacientes que se lo están pensando. ¿Por qué una cifra tan pequeña?

Se ha perdido el miedo a los pinchazos y al precio de los servicios de medicina estética también: se piensa que es mucho más económico que una cirugía cuando en realidad son tratamientos de repetición con muchas sesiones de mantenimiento que al final acaban por suponer al bolsillo un coste mucho más elevado que una cirugía plástica: un acto quirúrgico que resuelve el problema de forma definitiva.

Cirugía plástica secreta

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

Hemos ido modificando nuestras caras durante siglos, descubre Louisa Peacock, que entrevista a uno de los líderes de cirugía plástica Dr. Bryan Mendelson sobre qué anima a las mujeres a pasar por el quirófano, sobre la búsqueda de la belleza y por qué para algunos la cirugía es algo malo.

Muchas mujeres en París tenían ‘liftings express‘ en la década de 1920, una tendencia que ha continuado desde entonces, dice el doctor Bryan Mendelson. La inmensa mayoría de los pacientes del Dr. Bryan Mendelson ocultan de sus maridos y niños el hecho de que están teniendo un tratamiento de cirugía plástica en la cara. La mayoría de las mujeres deciden pasar por el quirófano sin consultar a sus familiares más cercanos, dice.

Cuando le pido poner una cifra sobre esa afirmación, dice con firmeza que el 99,99% de sus pacientes no informan a sus parejas. Pero ¿por qué? ¿Les da vergüenza a las mujeres someterse a una cirugía plástica? ¿Tienen miedo de la reacción de la gente? ¿Creen que sus maridos les tratarían de convencer para que no lo hagan?

“La gente que opta por la cirugía no lo hace para impresionar a los demás, lo hacen para impresionarse a sí mismos“, dice el Dr. Mendelson en defensa de sus pacientes. “Para muchas personas, se trata de recuperar la confianza en sí mismos de nuevo.”

Los maridos de las pacientes tienden a escandalizarse sobre la cirugía, diciendo: “Yo la quiero tal y como es, por qué iba a correr ese riesgo?”, dice, añadiendo que las mujeres dicen a sus seres queridos que van de vacaciones con amigos o de viaje de negocios, cuando en realidad se están quedando en la clínica durante unas semanas. “El hecho es que se trata de la autoestima. Lo están haciendo por ellas mismas.”

Razones para no someterse a una cirugía estética

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

En el intervalo desde que el paciente piensa en la posibilidad de hacerse una cirugía estética hasta que hace realidad su deseo, interfieren una serie de factores negativos que pueden quebrar sus ilusiones por mejorar su aspecto. Los motivos principales suelen ser: falta de confianza, desinformación y las lógicas dudas previas hasta dar con un cirujano que inspire la máxima confianza.

“El camino hasta el acto quirúrgico está representado por una pirámide invertida: son muchos los que fantasean con el deseo de operarse, pero son sólo unos pocos los que llegan a la meta.”

Del dicho al hecho. Desde que se toma la decisión hasta que se pasa a la acción…

El camino hasta el acto quirúrgico está representado por una pirámide invertida: son muchos los que fantasean con el deseo de operarse, pero son sólo unos pocos los que llegan a la meta. Desde que lo piensan hasta que convierten su sueño en realidad hay mucha gente que se queda en el camino.

Si tomamos como ejemplo las operaciones de pecho, partimos del segmento de población que potencialmente podría operarse: mujeres entre 18 y 60 años. De ese conjunto de mujeres, existe un 20% a las que les gustaría mejorar su pecho. De este porcentaje, un 20% comienza a informarse a través de revistas, internet y otros medios de comunicación. De las que se informan, sólo un 25% llega a llamar a la consulta para citarse. Y finalmente, de todas las que pasan por consulta, llegan a operase el 25%.

estudio SECPRE

Conclusiones del estudio SECPRE de cirugía estética

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

Las tres intervenciones de cirugía estética más demandadas son: el au­mento de mamas, la liposucción y la cirugía de los párpados.

Se constata que persiste un predominio claro de las mujeres en la deman­da de cirugía estética, así, el 87,8% de las cirugíasaplicadas en 2013 se realizaron a mujeres, frente a un 12,2% a hombres. Además de en volumen, las diferencias también afectan al tipo de intervención. El 44,3% del tota de las operaciones a mujeres fueron de cirugía de la mama, en cambio, los varones optan por la cirugía de la cabeza -que dobla el peso que tiene entre las mujeres- y, en menor medida, la liposucción.

El análisis por edad evidencia que el 42,2% de las intervenciones fue­ron realizadas en personas de 30 a 44 años, un 32,7% de los pacientes tenía más de 44 años y un 25,1% tenía menos de 30 años. La demanda por edad es bastante reveladora, desde los 18 hasta los 44 años el tipo de intervención más común es el aumento mamario, pero a partir de esta edad pierde interesen favor de la cirugía de los párpados y, a medida que se cum­plen años, el lifting facial. Así, entre los mayores de 60 esta es la segunda intervención más común tras la blefaroplastia. Es importante destacar que sólo un pequeño porcentaje del segmento de menores de 18 años ha recu­rrido a la cirugía estética, representando las operaciones en este colectivo solo el 1,3 % del conjunto de las intervenciones, además, entre los menores de edad lo más habitual es la cirugía de las orejas.

El volumen total de intervenciones quirúrgicas de cirugía estética reali­zadas en 2013 para los tipos analizados supera las 65.000, constatán­dose un descenso en torno al 15-18% durante los últimos cuatro años de actividad del sector. A estas cifras cabe agregar otro tipo de operaciones más asociadas a la cirugía reparadora o estética que incrementan de forma significativa el volumen de negocio del sector.

El coste de las intervenciones analizadas en el estudio alcanza los 300 millones de euros, de los que aproximadamente 71 corresponden a los gas­tos sanitarios y 28 tienen que ver con las prótesis o implantes que se em­plean en las intervenciones.

Según los cirujanos plásticos de la SECPRE, el principal motivo que ha pro­piciado el descenso de la demanda de cirugía estética es el intrusismo profesional que sufre su profesión, problema que, según la mitad de los encuestados, se ha incrementado en los últimos años. No se trata del único motivo, ya que, atendiendo al área económica, los cirujanos plásticos reco­nocen la dificultad de los pacientes para obtener financiación y, con ello, el descenso de demanda, así como el miedo al despido por las bajas laborales o el incremento del IVA, que encarece el coste de las cirugías.

Se mencionan también las alternativas más económicas que los pacien­tes encuentran en la medicina estética. No solo se reconoce que parte del mercado, condicionado por aspectos de índole económica, puede haber recalado en este tipo de servicio, sino que se prevé un mayor crecimiento en el futuro.

Las perspectivas de futuro de la especialidad son, en general, positi­vas, observando un mayor optimismo entre los responsables de los centros sanitarios que entre los cirujanos plásticos. Ambos colectivos consideran necesario trabajar en el desarrollo de técnicas y materiales que reduzcan los costes para los clientes y, particularmente, los cirujanos plásticos creen necesario incrementar la calidad sin aumentar los costes para el paciente.