Category

Cirugía estética

Cirugías estéticas que duran para siempre

Cuáles son las cirugías estéticas que duran para siempre

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

Cuando valoramos la posibilidad de someternos a una operación de cirugía que modifique nuestro aspecto es habitual que nos hagamos preguntas como la siguiente ¿Cuáles son las cirugías estéticas que duran para siempre? Y es que los medios de comunicación están llenos de información que subraya el aspecto provisional de algunas intervenciones de este tipo.

Leer más

A todas las pacientes que quieran hacerse un aumento de mamas

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

Carta abierta de un cirujano plástico a todas las pacientes que quieren hacerse un aumento de mamas

Atender a una primera consulta para aumento de mamas es un fenómeno que me sucede continuamente en consulta (es la intervención más frecuente que realizo) Este, es un proceso que necesita una sistemática organizada para que el paciente salga de nuestra consulta con toda (y absolutamente toda) la información necesaria.

Informar con honestidad, evitando que lo comercial y que las ganas de “venta” se apoderen de la consulta es decisivo: debe estar presente en la mente de todo cirujano respetar el código deontológico en todo momento, ya que, un aumento de mamas, es un ACTO MÉDICO y no un PRODUCTO COMERCIAL que se adquiere en un supermercado  o tienda.

Me preocupa el proceso por el que pasan los pacientes: dudan, escuchan cosas contradictorias, buscan en internet, y se encuentran muchas veces desorientados. La pregunta es, por tanto: si yo (que soy el cirujano plástico) fuera mujer y quisiera realizarme un aumento de mamas, ¿qué cosas preguntaría en consulta de un cirujano plástico? Evidentemente yo soy especialista en este campo y algunas preguntas van más allá de lo que suele preguntarse: de ahí el interés en este DECÁLOGO:

 

1)     Si al llegar me recibiera una comercial y me empezara a hablar sobre aumento de mamas, me iría a mi casa. Creo que la información médica la debe dar un médico. No es serio que te hable de incisiones, planos e implantes una persona que no es profesional sanitario y que no conoce en profundidad la problemática de cada paciente: un aumento de mamas no es una fabricación en serie.

2)     Le preguntaría al cirujano si es cirujano PLÁSTICO. Buscaría el título de especialista por el despacho. Ojo: no valen los títulos de “cirujano cosmético” o “diplomado en cirugía estética”.

3)     Le preguntaría al cirujano qué marca de implantes utiliza. Básicamente hay dos tipos: aprobados por la FDA Norteamericana o NO aprobados por la FDA Norteamericana. ¿Dónde está la diferencia? Los únicos implantes que presentan estudios SERIOS sobre seguridad y eficacia son los aprobados por la FDA Norteamericana: Mentor, Allergan y SIentra. El resto de marcas (Europeas la mayoría) NO presenta estudios comparables, y suelen elegirse con idea de ABARATAR COSTES. Mi consejo: no regatear ni dejarse regatear en la marca del implante.

4)     Le preguntaría si me van a hacer anestesia general o sólo sedación. Mi consejo: anestesia general es MUCHO MÁS SEGURO para el paciente. La sedación se hace con idea de ABARATAR COSTES.

5)     Le preguntaría si me va a operar en un hospital con todas las de la ley o en un piso. Algunos pisos o locales tienen quirófanos autorizados, pero evidentemente están mucho más limitados en cuanto a medios y recursos en caso de que surja una complicación que necesite algo “fuera de lo normal”.

6)     Me preocuparía no sólo por la operación sino también por el FUTURO del implante. Es decir, me preocuparía por la CONTRACTURA CAPSULAR, por la TÉCNICA del cirujano. El éxito de un aumento de mamas se basa no sólo en el resultado inmediato, sino en que el implante se comporte bien en el paciente durante muchos años. Preocúpate por la CONTRACTURA CAPSULAR, ya que es la complicación más frecuente y la causa más frecuente de reintervención tras un aumento de mamas. En este momento, existen evidencias científicas cada vez más claras de que estos tres elementos forman la TÉCNICA MÁS SEGURA DE CARA A EVITAR LA CONTRACTURA CAPSULAR:

A)     Colocar el implante a través del SURCO SUBMAMARIO (por abajo, por el pliegue de la mama)

B)     EVITAR  la colocación de DRENAJES

C)     Colocar el implante DETRÁS del músculo pectoral

 

7)     Le pediría al cirujano que me simulara mi resultado y que me enseñara CLARAMENTE la diferencia entre una prótesis redonda y una anatómica

8)     Si me dijera que las prótesis anatómicas en un implante mamario se rotan y que no me lo recomienda sospecharía que el cirujano tiene poca experiencia con este tipo de prótesis o que quiere ABARATAR COSTES (el implante anatómico es más caro).

9)     Si después de ver al cirujano me vuelve a recibir una comercial que me hace una rebaja para que me opere (rebaja que caduca el día tal o cual), sospecharía que la clínica está más enfocada en la cantidad que en la calidad, y que además valora su trabajo a modo de  “GANGA” o de “REBAJAS DE TEMPORADA”. Esperaría además a recibir sucesivas llamadas de teléfono con nuevas rebajas, gangas, y fechas de caducidad para meterme prisa y que “compre”.

10)  Le pediría al cirujano que me explicara CÓMO VAN A SER LAS REVISIONES, si éstas consisten en mirar por encima y decir “todo ok” o bien si el cirujano mirará también “por dentro” y hará personalmente ECOGRAFÍAS DE CONTROL PARA VALORAR EL ESTADO DEL IMPLANTE en sus pacientes.

Creo que he tocado los elementos más importantes a la hora de decidirse: titulación oficial, marca de los implantes, técnica quirúrgica, contractura capsular, calidad de servicio y controles postoperatorios. Entendiendo que hay miedo, dudas, y dificultades para tomar una decisión, os recomiendo que ESPECÍFICAMENTE no olvidéis estas preguntas y que os sirvan de ayuda.

Muchas gracias,

Dr. Gustavo Sordo Miralles.
Nº de colegiado: 28/2858125

Últimas operaciones de aumento de mamas realizadas por el Dr. Gustavo Sordo.

Paciente con implantación mamaria alta.Aumento de pecho

Hipoplasia mamaria. Fotos antes y después del aumento de pecho

Aumento de pecho en paciente con atrofia mamaria. Fotos

Aumento de pecho con prótesis redondas de 350cc. Fotos antes y después.

Evolución de un pecho con mamas tuberosas tra operarse: antes, un mes y 12 meses

Mama tuberosa: ventajas de los implantes anatómicos en un aumento de senos

Por | Cirugía estética | One Comment

La mama tuberosa es un trastorno congénito del desarrollo del pecho en el que la mayor parte del tejido se queda concentrado bajo la areola y este no se desarrolla correctamente en el resto de la mama. En ocasiones se acompaña de descolgamiento del pecho y areolas de gran tamaño. 

Para poder corregir esta falta de distribución de volumen en el pecho, o esta “incorrecta” distribución de volumen, necesitamos un implante de mama que posea como característica principal tener una forma que compense la falta de mama allá donde queremos. La prótesis anatómica para esto es perfecta, ya que aporta más volumen en los polos inferiores, que es donde una mama tuberosa más lo suele necesitar.

Es lógico pensar que con un implante con volumen y forma de mama (y no semiesférico como la prótesis redonda) podremos conseguir un volumen y forma de mama mejor. y unos resultados tras la cirugía plástica más naturales.

En el siguiente caso se puede apreciar el cambio experimentado por nuestra paciente, que acudió a nuestra clínica con una mama tuberosa grado II (falta de desarrollo en cuadrantes inferiores) y una areola protuyente hacia adelante (muy típica de la mama tuberosa).

antes de una aumento de pecho, mama tuberosa, perfil

Antes de la cirugía

perfil de una mama tuberosa al pasar una semana de la operación de cirugia estetica

Tras un mes

resultado de una operación de aumento de mamas tras un mes en un pecho tuberoso

Después de 12 meses

Nuestro abordaje del problema  fue colocar un implante mamario anatómico a medida del paciente (en este caso de 295cc), con nuestra técnica 24h recovery, bajo el pectoral y NO ACTUAR EN LA AREOLA. 

No quisimos actuar en la areola por varios motivos:

1) Existen cada vez más evidencias científicas cada vez que demuestran que el abordaje periareolar, al atravesar los conductos de la mama (galactóforos), presenta unas tasas de infección y contractura capsular superiores al abordaje por el surco submamario de la mama. Procuramos no tocar la glándula mamaria del paciente a menos que sea 100% necesario. 

2) Sabemos que el implante anatómico va a ir adaptando la mama a su forma especial y que poco a poco se va a producir una “normalización” de los volúmenes y forma del pecho tuberoso, incluyendo la areola protuyente. 

Para ello mostramos imágenes del antes y del después, pero más importante: del postoperatorio al mes, y del postoperatorio a los 12 meses, para poder comparar cómo está la paciente tras un mes y cómo tras doce meses la prótesis anatómica ha ido modificando la mama y mejorando todos aquellos aspectos que queríamos sin cicatrices ni intervenciones en la areola. 

Evolución de un pecho con mamas tuberosas tra operarse: antes, un mes y 12 meses

Como se puede observar, ha sucedido varias cosas:

1) El polo inferior de la mama se ha distendido y ha ganado volumen de manera natural donde no había. Entre el primer mes y el postoperatorio esta parte ha ganado mucha naturalidad. 

2) El polo superior se ha relajado desde el primer mes hasta el 12º generando una suave transición que da volumen pero sin el look “redondo”. 

3) Lo más llamativo: comparando el mes con el resultado al año, vemos como la areola SE HA APLANADO y NORMALIZADO sólo por el efecto de la anatómica, haciendo desaparecer prácticamente cualquier vestigio de tuberosidad previa. 

Si tienes mama tuberosa, te recomendamos un implante anatómico que normalice tu anatomía y te permita tener un resultado natural .

Los riesgos de la cirugía “low-cost”

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

La democratización ha llegado a la cirugía estética, que ha pasado de ser un producto de elite a extenderse a toda la población. A ello han contribuido las grandes clínicas de intermediación, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Todos los beneficios de la cirugía estética se disfrutan hoy en todos los niveles de la sociedad como una experiencia compartida. Existe una oferta a la medida de cada perfil de ingresos. Siguiendo con el ejemplo del aumento de mamas, la intervención puede variar en precio entre 3.000 € y 8.000 €. Es el nuevo concepto de cirugía dirigida a personas con menos capacidad adquisitiva, la famosa “cirugía low cost”, que cotiza a la baja y en la que compiten las corporaciones medicas, junto con algunos mediadores especializados en marketing, que ofrecen ofertas tipo “cupón” con fecha de caducidad.

El mayor reclamo es el precio, sin tener en cuenta la calidad del implante, el cirujano, la clínica, el tipo de atención al paciente, etc. En estos casos el factor humano pasa a un segundo plano y solo cuenta el precio como único criterio:

La cirugía low cost es incompatible con un servicio médico humanizado y de alto nivel. No es lo mismo un determinado implante mamario que otro, el precio puede variar hasta en el doble entre diversas marcas. No es una buena idea escatimar a la hora de escoger el tipo de prótesis.

Fomenta la compra impulsiva: Es habitual que estas ofertas están basadas en la caducidad, incitando al paciente a hacer una compra impulsiva, algo peligroso y desde luego poco recomendable en una decisión tan importante como una intervención quirúrgica, que requiere tiempo para reflexionar sobre la mejor opción para conseguir los mejores resultados para la estética y la salud del paciente.

Empatía Médico-Paciente
Ahora las nuevas relaciones médico paciente se basan en una buena empatía y sintonía en consulta, paso previo para alcanzar ese buen entendimiento necesario entre ambos. El papel de las nuevas tecnologías de la información resulta definitivo a la hora de anticipar y proyectar resultados. Los nuevos dispositivos de imagen son una excelente herramienta de diagnóstico junto a otros simuladores de resultados como kits biodimensionales, que permiten personalizar al máximo las intervenciones y con mayores garantías. Las imprescindibles fotografías del antes y después son otro factor básico en las consultas de cirugía estética que puede alcanzar el máximo de sofisticación con aparatos con imágenes en 3D y scanner incluido para delimitar exactamente lo que hay que quitar y poner.

Generalmente, las empresas que ofrecen este tipo de servicios “low-cost” recurren a intermediarios para la comercialización de sus servicios. Estas empresas tienen el único objetivo de maximizar las ventas y aplican estrategias muy agresivas de publicidad y de gestión comercial hacia los pacientes, presionándoles para aprovechar una oferta, incentivando el “cross-selling” vendiendo otras intervenciones quirúrgicas a pacientes que ya hayan pasado por una (por ejemplo, ofrecer una liposucción a una paciente que haya contratado una blefaroplastia), etc. Esto desvirtúa la relación con el paciente, ya que no está atendido por un profesional médico orientado a ofrecer la mejor solución para cumplir los objetivos del paciente y precupado por su salud, sino por un agente comercial sin formación biosanitaria cuyo salario depende de la facturación que consiga generar en su cartera de clientes (pacientes).

Otro inconveniente de tener que tratar con estas empresas intermediarias es que, como ha ocurrido recientemente, cierra una empresa que ofrece estos servicios, los pacientes quedan desprotegidos, por desaparecer el interlocutor que tenían. En cambio, si la relación es directamente con el cirujano, siempre estará disponible para consultar cualquier duda que pueda surgir tras la intervención.

Finalmente, otra cuestión fundamental es la precisión: un factor determinante que preocupa mucho tanto al paciente como el cirujano. En una cirugía que se realiza para cumplir los deseos del paciente hay que personalizar al limite, siempre bajo la supervisión médica oportuna y salvaguardando la ética profesional.

¿Cómo se consiguen estos precios? Uno de los factores que más permiten reducir el precio tan agresivamente es la elección de un implante mamario de coste bajo y, por tanto, de calidad baja. En segundo lugar, las intervenciones se no realizan en hospitales máxima calidad sino que recurren a centros que habitualmente no tienen las instalaciones idóneas.

Por todas estas razones, para no correr riesgos innecesarios, es importante huir de los intrusismos y contar con los mejores profesionales posibles. Optar por una alternativa “low cost” supone poner en riesgo su salud y unos resultados muy diferentes a los esperados.

Elegir cirujano plástico

Por | Cirugía estética | Sin comentarios

En la sala de espera…

El perfil del paciente ha cambiado sustancialmente en los últimos años, fundamentalmente en dos aspectos:

  1. Antes se decidía con el primer cirujano que le habían recomendado sin consultar con otros. Ahora se visitan 2 ó 3 cirujanos antes de decidir. Esto es interesante porque el boca-oreja se ha modificado y se busca no sólo una recomendación, sino acudir a la consulta de dos o tres profesionales para comparar técnicas y presupuestos. El paciente es más proactivo en la búsqueda de una segunda opinión.
  2. Internet, en cierta manera también se ha convertido en prescriptor a través de los foros “recomendadores” que han suplantado por decirlo de alguna manera al conocido o amigo que te recomienda a un profesional. Su papel no está claro y puede resultar cuestionable.