Evolución de un pecho con mamas tuberosas tra operarse: antes, un mes y 12 meses

La mama tuberosa es un trastorno congénito del desarrollo del pecho en el que la mayor parte del tejido se queda concentrado bajo la areola y este no se desarrolla correctamente en el resto de la mama. En ocasiones se acompaña de descolgamiento del pecho y areolas de gran tamaño. 

Para poder corregir esta falta de distribución de volumen en el pecho, o esta “incorrecta” distribución de volumen, necesitamos un implante de mama que posea como característica principal tener una forma que compense la falta de mama allá donde queremos. La prótesis anatómica para esto es perfecta, ya que aporta más volumen en los polos inferiores, que es donde una mama tuberosa más lo suele necesitar.

Es lógico pensar que con un implante con volumen y forma de mama (y no semiesférico como la prótesis redonda) podremos conseguir un volumen y forma de mama mejor. y unos resultados tras la cirugía plástica más naturales.

En el siguiente caso se puede apreciar el cambio experimentado por nuestra paciente, que acudió a nuestra clínica con una mama tuberosa grado II (falta de desarrollo en cuadrantes inferiores) y una areola protuyente hacia adelante (muy típica de la mama tuberosa).

antes de una aumento de pecho, mama tuberosa, perfil

Antes de la cirugía

perfil de una mama tuberosa al pasar una semana de la operación de cirugia estetica

Tras un mes

resultado de una operación de aumento de mamas tras un mes en un pecho tuberoso

Después de 12 meses

Nuestro abordaje del problema  fue colocar un implante mamario anatómico a medida del paciente (en este caso de 295cc), con nuestra técnica 24h recovery, bajo el pectoral y NO ACTUAR EN LA AREOLA. 

No quisimos actuar en la areola por varios motivos:

1) Existen cada vez más evidencias científicas cada vez que demuestran que el abordaje periareolar, al atravesar los conductos de la mama (galactóforos), presenta unas tasas de infección y contractura capsular superiores al abordaje por el surco submamario de la mama. Procuramos no tocar la glándula mamaria del paciente a menos que sea 100% necesario. 

2) Sabemos que el implante anatómico va a ir adaptando la mama a su forma especial y que poco a poco se va a producir una “normalización” de los volúmenes y forma del pecho tuberoso, incluyendo la areola protuyente. 

Para ello mostramos imágenes del antes y del después, pero más importante: del postoperatorio al mes, y del postoperatorio a los 12 meses, para poder comparar cómo está la paciente tras un mes y cómo tras doce meses la prótesis anatómica ha ido modificando la mama y mejorando todos aquellos aspectos que queríamos sin cicatrices ni intervenciones en la areola. 

Evolución de un pecho con mamas tuberosas tra operarse: antes, un mes y 12 meses

Como se puede observar, ha sucedido varias cosas:

1) El polo inferior de la mama se ha distendido y ha ganado volumen de manera natural donde no había. Entre el primer mes y el postoperatorio esta parte ha ganado mucha naturalidad. 

2) El polo superior se ha relajado desde el primer mes hasta el 12º generando una suave transición que da volumen pero sin el look “redondo”. 

3) Lo más llamativo: comparando el mes con el resultado al año, vemos como la areola SE HA APLANADO y NORMALIZADO sólo por el efecto de la anatómica, haciendo desaparecer prácticamente cualquier vestigio de tuberosidad previa. 

Si tienes mama tuberosa, te recomendamos un implante anatómico que normalice tu anatomía y te permita tener un resultado natural .

One Comment

  • anirbas dice:

    hola,
    Quisiera saber cuantos cc disminuyen detrás del músculo? depende de cada una? por ejemplo un 280 cc detrás de músculo cuanto seria?

    Gracias,
    Saludos

Dejar un comentario