Liposucción: Cuidados esenciales antes y después de la intervención

Liposucción: Cuidados esenciales

Los pacientes que quieren someterse a una liposucción, cuando acuden a la primera consulta en la clínica del Dr. Sordo, suelen preguntar, entre otras cosas, cuáles son los cuidados esenciales antes y después de la intervención. Ésta es la respuesta del cirujano.

Cuidados esenciales antes de la liposucción:

  1. Diagnóstico estético.

Como para cualquier otra intervención, el paciente deberá acudir a la consulta del Dr. Sordo para someterse a un diagnóstico estético personalizado. En el caso de la liposucción, en este diagnóstico, el cirujano evaluará si el paciente tiene retención de líquidos, ya que algunas veces es necesario tratar al paciente con drenaje linfático manual y/o medias de compresión fuerte de farmacia.

  1. Preparar la faja de presoterapia.

La faja de presoterapia que se utiliza después de una liposucción, es una prenda hecha a medida. Las medidas del paciente se tomarán en la consulta antes de la intervención. El coste de la faja está incluido dentro del presupuesto del cliente. En la consulta del Dr. Sordo trabajamos con una de las mejores ortopedias de Madrid, que nos facilita la prenda antes de la intervención para que el paciente pueda salir del hospital con la faja ya colocada.

Cuidados esenciales después de la liposucción:

  1. Actividad física.

Después de una liposucción hay que comenzar con una cierta actividad física de una manera precoz. Es decir, no conviene quedar inmovilizados o encamados después de la intervención, sino todo lo contrario, conviene moverse, caminar y pasear al menos 20 ó 30 minutos a diario durante un cierto tiempo. Este movimiento nos ayudará a ir eliminando los líquidos producidos por la inflamación debido a la intervención realizada. Por lo tanto, recomendamos la movilización precoz del paciente, a razón de paseos diarios de al menos 30 minutos.

  1. Llevar la faja de presoterapia correctamente.

Otro punto muy importante para una correcta recuperación después de una liposucción, es llevar la faja de presoterapia bien colocada durante los primeros 30 días de postoperatorio, como mínimo. Es fundamental que la faja esté correctamente colocada, sin pliegues ni arrugas, durante día y noche. La faja se podrá retirar en el momento de la ducha, al igual que una horas mientras se procede a su lavado.

Según pase el tiempo, la faja se nos irá quedando grande por lo que tendremos que ajustar bien los corchetes a la nueva medida. Algo fundamental para la correcta utilización de la faja. También recomendamos llevar la prenda a la ortopedia con la que trabajamos, para que allí la enfajen correctamente o remetan y así vaya lo más ajustada posible.

  1. Aplicar gel de heparina.

Otro cuidado esencial que recomendamos después de una liposucción, es la aplicación de una pomada o gel de heparina. En concreto, nosotros recomendamos la pomada “Menaven”. Esta pomada se aplicará en los moratones que aparezcan en la zona tratada. Su aplicación se realizará después de la ducha. El gel de heparina también puede sustituirse por “Thrombocid” y se aplicará hasta que los moratones desaparezcan por completo.

  1. Acudir a las revisiones.

Además de estos cuidados, el paciente deberá acudir a las revisiones en la consulta del Doctor Sordo: Una revisión a la semana de la intervención y otra a las cuatro semanas.

En la primera revisión quitaremos los pequeños puntos de sutura que hemos dado en la intervención, mientras que en la segunda revisión analizaremos cómo está evolucionando el paciente.

  1. Medicación.

Otra de las recomendaciones que nuestros pacientes deben seguir después de una liposucción, es tomarse los antibióticos y analgésicos prescritos para evitar los dolores o molestias que podría causar la liposucción y estar cubiertos ante posibles, aunque infrecuentes, infecciones.

  1. Cuidado de los injertos de grasa.

En el caso de que se hayan colocado injertos de grasa para rellenar alguna pequeña imperfección o depresión, conviene no apoyarse con fuerza en esa zona. Por ejemplo: no dormir sobre los injertos de grasa, no sentarse encima de los injertos de grasa… en definitiva, no ejercer una presión fuerte sobre esa grasa que hemos injertado.

  1. Masajes.

Existen cuidados que pueden ayudar en el postoperatorio de una liposucción, aunque no sean cuidados fundamentales para la recuperación, como es el caso del masaje drenaje linfático manual. Esta práctica ayuda a acortar los tiempos de recuperación, ya que bombea el líquido linfático y la posible inflamación que se ha producido en los tejidos liposuccionados, además de resultar agradable. En la clínica del Dr. Sordo, aconsejamos que estos masajes sean realizados por un profesional cualificado y especializado en masajes postoperatorios, conocedor de las maniobras de “Vodder”.

  1. Evitar el sol.

Se recomienda evitar el sol durante 1 año, debido a que a veces queda en la piel pequeños pigmentos de algún derrame. Pigmentos de hemosiderina procedentes de la hemoglobina, que si les da el sol se podrían pigmentar. Por este motivo es conveniente que cuando se tome el sol después de una liposucción, se haga con factor de protección 50, repitiendo la aplicación de la protección cada 2 horas, al igual que hacemos con los bebés.

Siguiendo estos cuidados esenciales antes y después de una liposucción, conseguiremos una buena recuperación de la intervención. Para más información pide cita con el cirujano.

One Comment

Dejar un comentario