Hilos tensores para eliminar las arrugas ¿Funcionan como un lifting?

hilos tensores

Cuando buscamos información sobre cómo eliminar las arrugas de la cara, nos encontramos con muchos procedimientos de medicina estética que prometen los mismos resultados que ofrecen los procedimientos quirúrgicos de cirugía estética, pero sin tener que pasar por el quirófano. Uno de estos procedimientos médicos, más sencillos y no intervencionistas, que se realiza en la camilla de la consulta médica, es la introducción de hilos tensores bajo la piel para eliminar las arrugas de la cara.

Normalmente, este tipo de procedimientos va acompañado de fuertes campañas de marketing que intentan avalar los resultados que prometen. Sin embargo, no dejan de ser procedimientos coadyuvantes o complementarios a la cirugía, pero en ningún caso sustitutivos.

En concreto, cuando hablamos de hilos tensores, nos referimos a unos hilos, que no dejan de ser de un material extraño, que se colocan en la cara por vía subcutánea. Estos hilos retienen o intentan tirar hacia atrás del descolgamiento que se ha producido en los tejidos faciales. Sin embargo, cuando existe un descolgamiento facial moderado, si queremos solucionarlo es imprescindible someterse a un lifting cervicofacial reglado, en donde se puedan reponer las estructuras faciales al sitio donde deberían estar, donde se trabajen los tejidos profundos bajo visión directa y no a ciegas, introduciendo unas agujas en la camilla de la consulta.

Una vez colocados esos tejidos profundos, la aposición de la piel y la retirada de la piel que estaba descolgada es fundamental en el contexto de un lifting, mientras que al colocar los hilos tensores, esa retirada de la piel sobrante no se produce. Por lo tanto, uno de los problemas que presentan los hilos tensores es que, además de no solucionar el problema de descolgamiento bajo visión directa y haciendo una buena reposición de los tejidos donde estaban hace años, la piel sobrante o plegada que se acumula delante de las orejas, una vez que hemos tensado esos tejidos, sobrará y quedará redundante y plegada alrededor de las orejas. Si el profesional de la salud que está introduciendo los hilos tensores hace una incisión para retirar la piel sobrante, nos preguntamos, si ya se hacen incisiones en la oreja del paciente, ¿Cuál es la ventaja de poner los hilos tensores frente a un lifting? Si el paciente ya nos ha dado el consentimiento para hacer incisiones y acepta la pequeña cicatriz preauricular ¿Por qué no hacemos un lifting en condiciones?

Por último, muchos de estos pacientes que se han sometido a estos procedimientos estéticos como los hilos tensores, que prometen la cirugía estética sin quirófano, acuden años después a realizarse un lifting y nos encontramos con la desagradable presencia de los hilos rodeados y embebidos en fibrosis, metidos en la cara, que han perdido totalmente su función y que no han dado los resultados que el paciente deseaba. Cuando realizamos el lifting a estos pacientes, nos encontramos con la dificultad añadida de tener que sortear, eliminar y limpiar estos hilos tensores que aún permanecen en la cara sin ejercer ninguna función estética.

Existen dos tipos de hilos tensores: los absorbibles y los permanentes. Los absorbibles, nos darán un resultado muy breve en el tiempo, mientras que los permanentes dejarán un cuerpo extraño en la cara del paciente que tendrá que ser retirado cuando éste desee hacerse un lifting de verdad.

En resumen, los hilos tensores para eliminar las arrugas de la cara no ofrecen los mismos resultados que un lifting facial.

Para más información, consulta con el Dr. Sordo.

 

2 Comments

Dejar un comentario