Drenajes quirúrgicos en el aumento de pecho ¿Son necesarios?

Por 18 abril, 2017Aumento de pecho
Drenajes quirúrgicos

Los drenajes quirúrgicos son parte de las técnicas clásicas quirúrgicas y se llevan empleando mucho tiempo. Podemos decir, que lo habitual en una cirugía o proceso quirúrgico, es que el cirujano realice una incisión para poder acceder a la zona donde va a realizar una serie de maniobras quirúrgicas, posteriormente coloca un drenaje y después cierra. Esto sería una visión general de cómo ha sido la cirugía tradicional durante décadas.

Con el tiempo se ha comprobado que no se necesitan todos estos pasos en todas las cirugías. Por ejemplo, en la cirugía de transferencia de grasa no hace falta realizar una incisión, sino que se hace de manera percutánea o cerrada y estamos también haciendo una operación con una modificación corporal. Esta misma filosofía se traslada a los drenajes quirúrgicos: Existen zonas del cuerpo u operaciones, donde los drenajes siguen siendo imprescindibles, como por ejemplo la abdominoplastia, pero existen otras intervenciones donde los drenajes son un material absolutamente prescindible, que desde nuestro punto de vista aporta más desventajas que ventajas.

Cuáles son las ventajas teóricas que aportan los drenajes quirúrgicos en un aumento de mamas.

 

Los drenajes deberían expulsar la sangre que supuestamente el paciente genera en las primeras 24-48-72 horas, para que esa sangre no se quede alrededor del implante. En este sentido, debemos decir que para poder evitar los drenajes quirúrgicos en un aumento de mamas, es el cirujano el que debe realizar una técnica extremadamente pulcra y limpia. En la Clínica del Dr. Sordo realizamos una técnica conocida como “hemostasia proactiva”, mediante la cual se van coagulando todas las estructuras vasculares que vamos encontrando a nuestro paso, convenientemente iluminado por una fibra óptica que nos permite visualizar el campo quirúrgico a través de una incisión mínima. Una técnica muy similar a una cirugía de carácter endoscópico. Es el cirujano el que generará un espacio detrás del pectoral, en nuestro caso sólo colocamos los implantes detrás del pectoral, que estará perfectamente hemostasiado y donde no se haya producido ningún sangrado. Es decir, debemos ser capaces, utilizando nuestro instrumental, nuestras agujas de microdisección de tungsteno y nuestra fibra óptica, de generar un espacio detrás del pectoral, en donde no se haya sangrado absolutamente nada mediante una hemostasia proactiva.

Si nosotros somos capaces de trabajar así, haremos un bolsillo más preciso, que no sangre, un bolsillo que esté hecho a medida del implante y haremos un bolsillo en donde el traumatismo generado alrededor de la mama será mucho menor.

La técnica que utiliza el cirujano plástico estético y reparador Dr. Sordo, es tan pulcra, que en su práctica habitual, lo normal es que nuestros pacientes no tengan manchadas de sangre ni las tiritas que se colocan encima de las incisiones necesarias para introducir los implantes mamarios. De esta forma evitaremos los drenajes quirúrgicos y obtendremos las siguientes ventajas:

  • El confort postoperatorio del paciente será muchísimo mayor, ya que los drenajes son molestos y dolorosos, además de generar al paciente una sensación de invasión mayor.
  • Cuando utilizamos drenajes, el paciente adquiere miedo a la movilización de los brazos, adoptando posturas de encogimiento de espalda y de la musculatura de la cintura escapular que le generan muchas contracturas musculares a lo largo de la primera semana postoperatoria.
  • Al no utilizar drenajes evitaremos comunicar la piel con el bolsillo donde está el implante. Se ha comprobado, que en breve, en tres o cuatro horas, puede existir la presencia de biofilms bacterianos en los drenajes, que podrían llegar a afectar a nuestros implantes. Todas estas microcontaminaciones bacterianas, están relacionadas directamente con la presencia de contractura capsular, endurecimiento de implantes y por lo tanto necesidad de reintervenciones, etc.

Por lo tanto, la utilización de drenajes quirúrgicos en los aumentos de mamas, es una maniobra clásica que se hace de manera rutinaria. Sin embargo, los drenajes son totalmente prescindibles siempre y cuando el cirujano sea capaz de realizar un aumento de mamas con técnicas de hemostasia proactiva, como la técnica “24H Recovery” que utilizamos en la clínica del Dr. Sordo. Al evitar los drenajes evitamos el disconfort operatorio y la invasión que estos producen, acelerando la recuperación del paciente, además de evitar posibles contaminaciones que se producen entre el exterior, donde existe la flora bacteriana de la piel del paciente y el implante, que nos pueden llevar a tener microinfecciones subclínicas, que podrían devenir en una contractura capsular.

Por lo tanto, el hecho de no utilizar drenajes quirúrgicos en un aumento de pecho se basa en las evidencias científicas que demuestran que reduce la incidencia de contractura capsular. Éste es un factor extremadamente importante a la hora de plantearnos un aumento de mamas.

Para más información sobre el aumento de pecho contacta con el cirujano plástico y estético Dr. Sordo.

Dejar un comentario