Cómo resolver un problema de asimetría de mamas con cirugía plástica

Cómo resolver un problema de asimetría de mamas con cirugía plástica

La cirugía plástica además de mejorar nuestro aspecto corrige malformaciones que pueden derivar en problemas graves de salud con el tiempo. Es lo que ocurre, por ejemplo, cuando una mujer que tiene asimetría de mamas y recurre a la medicina para resolver este problema congénito.

La asimetría de mamas son aquellos senos que presentan tamaños y formas distintas entre sí (incluso desproporcionado), tienen una arquitectura diferente o cada una de ellas tiene una caída diferente. Esta diferencia debe ser notable, pues los pechos de todas las mujeres presentan leves diferencias entre sí.

¿Cómo resolver un problema de asimetría de mamas con cirugía plástica?

Mamas asimétricas y cirugía

Dependiendo del grado de asimetría de la mujer, la solución será distinta. Así, podemos encontrar casos en los que se recurrirá a un aumento de pecho, otras en las que se hará todo lo contrario (reducción de mama) y, finalmente, intervenciones en las que se realizará una elevación del pecho (mastopexia). Igualmente habrá muchos casos en que la solución radique en combinar técnicas de elevación, aumento o reducción en un mismo paciente.

En cualquier caso, antes de someternos a una operación que corrija la asimetría de nuestras mamas, los especialistas realizarán diferentes pruebas que descarten dolencias graves como el cáncer de mama como fuente del problema.

En estas pruebas, además, se identifica qué grado de asimetría presentan las mamas. Y es que puede ser por exceso de volumen (siendo un seno mayor que otro), por defecto del mismo (casos de mujeres que presentan una mama infantil o hipoplásica y la otra grande o hipertrófica; o las dos son infantiles aunque con diferente tamaño), por presentar características propias que han afectado a su desarrollo (casos de mujeres que tienen una mama tuberosa y otra normal; las dos son tuberosas pero de distinto tamaño, etc.)

Dependiendo de la situación la solución es diferente. Así encontramos:

  • Para mamas grandes asimétricas, reducción de ambos senos.
  • Para quienes tienen una mama grande y otra atrofiada, reducción del pecho grande.
  • Para mujeres que tienen una mama infantil y otra desarrollada, aumento del seno pequeño y aumento de la pequeña para encontrar un equilibrio intermedio.
  • Para senos infantiles junto con otros tuberosos, la solución es el aumento de las dos mamas.
  • Para quienes tienen una mama tuberosa y otra normal, lo mejor es corregir la tuberosa e implantar una prótesis de mama en ese pecho, mientras que en la otra se realiza un aumento normal.
  • Para senos que presentan un aspecto tuberoso en ambos casos, lo primero que hará el cirujano es corregir este aspecto y, posteriormente, modelar unos nuevos pechos con ayuda (o no) de implantes mamarios.

En todos los casos se tiene muy en cuenta la opinión y los gustos de la paciente, pues es ella quien remodela su aspecto y decide sobre su nueva imagen. En cualquier caso, lo mejor es acudir a un profesional como el doctor Gustavo Sordo quien, además de realizar todas las pruebas pertinentes antes de emitir un diagnóstico, pondrá a nuestro alcance las técnicas más novedosas y los implantes mamarios de nueva generación. Elementos con los que nos asegurará que el postoperatorio será mínimo y los resultados visibles desde el primer momento.

Dejar un comentario