¿Qué cicatrices deja una elevación de senos o mastopexia?

cicatrices mastopexia

cicatrices mastopexia

Cuando queremos corregir el aspecto de alguna de las partes de nuestro cuerpo mediante cirugía estética siempre nos surge la misma pregunta: ¿Nos dejará muchas cicatrices? Y es que, aunque el resultado nos seduzca, la huella que pueda dejar en nuestro cuerpo, sobre todo cuando son visibles, influye en nuestra decisión final.

Para no llevarnos a engaño, lo mejor es que nos informemos sobre las diferentes operaciones de mastopexia que existen, y que nos pongamos en manos de profesionales con experiencia como el doctor Gustavo Sordo,  que nos darán todas las garantías de un trabajo bien realizado.

Mastopexia y cicatrices

Una de las operaciones de cirugía estética más frecuente es la mastopexia o elevación de senos. Una intervención con la que se pretende remodelar y levantar el pecho de las mujeres que, con el paso de los años, las pérdidas y ganancias de peso o los cambios hormonales han visto cómo sus senos perdían firmeza.

Para realizar una mastopexia se pueden emplear tres técnicas distintas. Cada una de ellas dejará unas huellas diferentes en el cuerpo de la mujer, un hecho que está directamente relacionado, además, con la cantidad de retoques que haya que hacer en los senos de la paciente. Así, podemos diferenciar entre:

  • Mastopexia alrededor de la areola:

Esta técnica se emplea cuando la caída de la mama es leve. En ella, el cirujano realiza una incisión circular que rodea a la areola extrayendo la piel que quede entre ella y la incisión.

Hay ocasiones en las que esta operación incluye parte de la areola porque se quiere reducir su tamaño y darle un aspecto más juvenil.

Cuando se retira el tejido, se cierra la herida como si fuera una bolsa para levantar el seno. La cicatriz de este tipo de intervención es mínima y se concentra en la zona del pezón.

 

  • Mastopexia por debajo de la areola:

Se emplea cuando la caída del pecho es moderada.

En esta ocasión, el cirujano realiza una incisión alrededor de la areola hacia la parte superior del surco del seno. Con ello se pretende acceder a la glándula mamaria, subirla, darle el volumen deseado y corregir la flacidez.

En este caso se crea una cicatriz vertical que va, desde la areola hasta un par de centímetros por encima del surco del seno.

 

  • Mastopexia bajo el surco del pecho:

Es la técnica que se sigue cuando el pecho tiene una caída importante.

En ella, el doctor realiza una incisión alrededor de la areola, y dos incisiones: una vertical y otra horizontal, en el surco de la mama. Con ello se pretende remodelar adecuadamente el seno ofreciendo resultados duraderos a la paciente.

Este último supuesto es el que más cicatrices deja, aunque siempre bajo el surco de la mama.

Por lo general, hay que destacar que cuanto mayor sea la caída de la mama, mayores serán las cicatrices que la intervención dejará en nuestro cuerpo, ya que el cirujano deberá recoger más piel sobrante.

Así pues, si quieres someterse a una remodelación de tus senos, elevarlos o darles algo más de volumen, no los dudes: acude a una clínica que te ofrezca todas las garantías y contrata los servicios de un cirujano como el doctor Gustavo Sordo, que cuenta con experiencia y conocimientos suficientes para lograr que las cicatrices de una mastopexia sean las mínimas posibles.

Dejar un comentario