Caída de la punta nasal tras la rinoplastia. Cuándo sucede y por qué

Por 15 agosto, 2017Nariz
Caída de la punta nasal

La caída de la punta nasal tras la rinoplastia es uno de los motivos más frecuentes por los que un paciente decide someterse a una segunda rinoplastia.

La punta de la nariz debe tener una proyección adecuada después de una rinoplastia, generando una forma angulosa, estilizada y suficientemente proyectada como para sobrevolar unos milímetros el dorso nasal, generando un pequeño ángulo estéticamente favorable al que llamamos “supratip”

Algunas veces la proyección de la punta no es la adecuada, de manera que tenemos que proyectar esa punta hacia delante mediante la cirugía para obtener el resultado deseado. La falta de proyección de esa punta antes de la operación, se debe normalmente a la falta de consistencia de los cartílagos alares o cartílagos que forman la punta nasal. Estos cartílagos a modo de trípode presentan algunas prolongaciones más débiles de lo normal, que hacen que la punta se colapse y no proyecte lo suficiente. La obligación del cirujano plástico es detectar ese problema y, durante la intervención, aportar soporte estructural en esa zona de la nariz para que la punta aguante y mantenga la proyección adecuada tras la rinoplastia. En los meses posteriores a la cirugía, la piel se retraerá sobre las modificaciones que hemos hecho en los cartílagos que conforman la nariz, así como en el esqueleto. Esta piel ejercerá una presión sobre el armazón duro o cartílagos, que en el caso de que estos cartílagos no estén preparados para soportar dicha presión, pueden sufrir un colapso o pérdida de las medidas ideales obtenidas a través de la cirugía.

Este es uno de los fundamentos de la rinoseptoplastia estructural, en la cual, la nariz cuando termina la intervención tiene más resistencia, más consistencia y estructura o andamiaje de lo que tenía antes de la intervención. Es decir, un paciente con una punta nasal poco proyectada, puede ganar proyección hacia delante y si se hace con una técnica de rinoplastia estructural, como la que utilizamos en la clínica del Dr. Sordo, la ganará de manera estable. Ya que, esa ganancia de proyección estará soportada por injertos y suturas lo suficientemente rígidos y estables, como para soportar la retracción cutánea, que se produce después de la intervención, sobre las modificaciones que el cirujano plástico ha hecho.

Cuando la rinoseptoplastia no aporta estructuras estables, no garantiza la estabilidad del resultado. Los injertos en un rinoplastia son fundamentales para obtener un resultado estable en el tiempo. Así pues, uno de los injertos más importantes es el llamado “columelar strut”, que se coloca entre las ramas de los cartílagos alares que descienden por la columella. Este poste fijará y dará la estructura que necesitamos en la punta de la nariz para no perder la proyección.

Podemos resumir, que muchas de las rinoplastias pierden proyección o sufren una caída de la punta nasal porque la estructura de la nariz ha sido debilitada al usar técnicas clásicas de rinoplastia. Cuando nosotros utilizamos técnicas de rinoplastia estructural con injertos y suturas, conseguimos resultados más estables y consistentes, ya que el soporte de la nariz se incrementa y, por lo tanto, la resistencia del armazón cartilaginoso será superior a la retracción cutánea que se producirá en los meses posteriores a la intervención.

La manera de evitar la caída de la punta nasal tras la rinoplastia es añadiendo estructura mediante técnicas de rinoseptoplastia estructural. Esta es la única técnica de rinoplastia que utilizamos en la clínica del Dr. Sordo en Madrid.

Si quieres más información sobre la rinoplastia estructural, no dudes en contactar con el cirujano plástico, estético y reparador Dr. Sordo.

 

Dejar un comentario