Bótox: antiarrugas y…¿antidepresivo?

Por 13 julio, 2014Sin cirugía

El bótox es conocido por su capacidad de eliminar arrugas y rejuvenecer el rostro mediante su acción relajante de la musculatura facial.

Sin embargo, comienzan a haber evidencias científicas que sugieren que su acción puede ir aún más allá. El artículo aparecido en Journal Of Psychiatric Research muestra conclusiones interesantes, tales como que el bótox además tendría un efecto beneficioso sobre la depresión.

Los participantes en el estudio, llevado a cabo por la Universidad de Basilea, recibieron un tratamiento de bótox y mejoraron un 47% en su sintomatología depresiva en comparación con sólo el 9% en un grupo de pacientes que recibió inyecciones “placebo” (sin ningún efecto).

Su beneficio se basaría en lo siguiente: el efecto relajante del bótox sobre la musculatura facial mejoraría las expresiones negativas en la cara que son en parte responsables de mantener el estado depresivo. Al interrumpir esa retroalimentación nuestro estado psicológico mejoraría en conjunto.

Sin suponer ni mucho menos un sustituto de la medicación o la terapia psicológica, puede ser una ayuda más. En nuestra experiencia es evidente además que la gente que se ve mejor también se siente mejor.

Puedes encontrar más información en nuestra sección sobre Botox.

Dejar un comentario