Cuando una mujer acude a nuestra clínica para someterse a un aumento de mamas, a menudo surgen en consulta preguntas que se repiten con frecuencia, tales como “cómo me quedará”, “cómo es la anestesia”, “qué tipo de implante me queda mejor”, “qué volumen me gustaría tener”, etc.

Aumento de mamas: pensando en el futuro de tu implante

Cuando una mujer acude a nuestra clínica para someterse a un aumento de mamas, a menudo surgen en consulta preguntas que se repiten con frecuencia, tales como “cómo me quedará”, “cómo es la anestesia”, “qué tipo de implante me queda mejor”, “qué volumen me gustaría tener”, etc.

Sin embargo, hay una pregunta que consideramos muy importante, quizá la más importante de todas, la que tiene en cuenta la dimensión tiempo y que muchas veces no surge durante la entrevista médica: ¿Qué podemos hacer por el futuro de tus implantes? ¿Cómo podemos influir para que el resultado sea lo más estable y duradero posible?

La respuesta es sencilla y está basada en evidencias científicas, las cuales ha sido compartidas durante mi asistencia a congresos o mediante lectura de las más importantes publicaciones sobre Cirugía Plástica.

Es nuestra intención, y así ha sido siempre, basar nuestra metodología en evidencias médicas científicas superando la limitación que ofrece la opinión personal, la subjetividad, o la experiencia personal de un solo profesional.

Siguiendo las últimas publicaciones y conocimientos al respecto, fundamentalmente los trabajos de Anand K. Deva, podemos perfeccionar la técnica de aumento de mamas de cara a preservar el implante en las mejores condiciones de cara al futuro. Veamos primero una serie de preguntas:

1.¿Cuál es el riesgo más importante de cara al futuro para mi implante?

La contractura capsular. Sin duda. Aunque es infrecuente, es la causa más frecuente de reintervención en prótesis de mama. Que sea infrecuente significa que es raro tener problemas tras un aumento de mamas. Que dentro de esa infrecuencia la contractura capsular sea el fenómeno indeseado más frecuente significa que si se toman medidas para prevenirlo, mejor.

2.¿Qué causa la contractura capsular?

Ha habido múltiples teorías al respecto, la más siginificativa y extendida es que la causan las bacterias. Por eso es decisivo que el implante se coloque con la máxima esterilidad posible.

3.¿De dónde pueden venir las bacterias que causan la contractura capsular?

De varios sitios, principalmente

3.1) De un implante colocado sin las medidas de esterilidad máximas: cambiado de guantes de todo el equipo quirúrgico, no manipulación del implante, etc.

3.2) De una infección lejana: caries, periodontitis, infección de orina, sinusitis. Por eso es importante que si llevas implantes mamarios te tomes un antibiótico antes de que actúe el dentista o que no retrases la toma de antibiótico en caso de tener una infección de orina o sinusitis.

3.3) De tu propia glándula mamaria, que tiene conductos para dar de mamar (conductos galactóforos), por eso es decisivo aislar el implante mamario de la propia glándula mamaria. Cómo? Colocándolo siempre en posición subpectoral para que no contacte con tu glándula. También es mejor que te operes por el surco submamario en vez de por la areola, ya que así el implante no toca ni atraviesa la glándula (por el surco se accede directamente al músculo pectoral y se evita el contacto con la glándula mamaria, algo inevitable si se accede por la areola).

3.4) De los drenajes que en algunos casos se ponen tras la operación: sabemos que en 2 horas hay gérmenes en la entrada del drenaje, el cual está en contacto con la piel y a su vez con la prótesis. Difícil mantener la esterilidad del implante si lo ponemos en contacto con la piel, que siempre tiene gérmenes. Qué haremos? Operarte de tal manera que no sean necesarios los drenajes, crear el bolsillo del implante de una manera tan controlada que los drenajes no aporten nada en tu postoperatorio.

Como se puede observar, la metodología que empleamos está centrada en evitar que en el futuro tengas problemas con tu implante. Entendemos que la decisión de realizarse una cirugía de aumento de mamas es una decisión emocional y que puede que estés más pendiente de otras cosas como el volumen, el tipo de implante, el miedo a la anestesia o si te va a molestar mucho el postoperatorio. Creemos que es nuestra obligación mostrarte que también es importante tener en cuenta el futuro de tu prótesis, ya que todo lo que se haga durante la intervención influirá en el futuro del implante.

Resumiendo, nuestro conjunto de recomendaciones para un aumento de mamas seguro y natural, que minimice el riesgo de contractura capsular es:

  • Utilizar el surco submamario
  • Colocar el implante bajo el músculo pectoral
  • Maximizar las medidas de esterilidad en quirófano (cambio de guantes de todo el equipo, manipulación mínima del implante, etc)
  • No utilizar drenajes innecesarios
  • Utilizar un implante texturizado (no liso).

A parte, con nosotros tendrás:

  • Anestesia general en Hospital con todos los medios
  • Mejor implante del mercado (aprobado FDA)
  • Controles por ecografía de tu prótesis
  • Ayudaremos a tu decisión sobre el tipo de implante y el volumen con probadores y simulaciones 3D asistidas por ordenador.

Si deseas aumentar tu talla de sujetador, valora la opción de hacerlo con un equipo médico con más de 1.000 intervenciones de experiencia que piensa en todo, incluyendo tu futuro y tranquilidad.

Dejar un comentario