Abdominoplastia y miniabdominoplastia: Cuándo se recomienda una operación u otra

Abdominoplastia y miniabdominoplastia

Si el tamaño de nuestro abdomen nos quita el sueño. Si a pesar de hacer mucho ejercicio y dieta no hay manera de acabar con la grasa acumulada en esta zona, lo mejor es someterse a una operación de cirugía estética denominada abdominoplastia. Una intervención que, si solo es necesario realizar en la parte inferior del ombligo, recibe el nombre de miniabdominoplastia. Pero, ¿cuándo hablamos de abdominoplastia y miniabdominoplastia?

Dependiendo del caso de cada paciente se recomienda una operación u otra por lo que es conveniente conocer antes las diferencias entre ellas.

Abdominoplastia: qué es y cuándo se recomienda

La abdominoplastia es la intervención en la que se persigue la reparación de la musculatura del abdomen y la remodelación de la cintura. Una parte del cuerpo que cambia con el paso del tiempo y, sobre todo, por la distensión que se padece durante los embarazos o tras procesos de pérdida importante de peso.

Mediante una abdominoplastia el doctor Gustavo Sordo consigue aportar tensión en todo el abdomen. Es decir, se trata de una operación que remodela el abdomen, tanto por encima como por debajo del ombligo.

La abdominoplastia suele comenzar con una liposucción en la que se elimina la grasa de aquellas zonas donde sea necesario, generalmente michelines y abdomen. Posteriormente se realiza una incisión horizontal, escondida bajo la línea del bikini o ropa interior, se corrige la separación existente entre los músculos abdominales, que muy frecuentemente se encuentran separados entre sí, se retira el exceso de piel existente y se acomoda el ombligo.

Se trata de una operación especialmente recomendada para quienes presentan gran acumulación de piel y grasa tanto en el abdomen como en la cintura y en los flancos. Elementos que hacen que su figura se desdibuje a pesar de estar bien delimitada.

 

Miniabdominoplastia

La operación de miniabdominoplastia se centra en la parte inferior del abdomen, la que se concentra desde el ombligo hacia el pubis.

Esta operación es una minireconstrucción de las paredes abdominales que está especialmente indicada para quienes acumulan piel y la grasa sobrante en la zona inferior del ombligo y necesitan, además, volver a tener tensión en esta zona.

Hay que tener en cuenta también que, durante la miniabdominoplastia, no se desplaza el ombligo de la paciente.

La incisión se suele realizar bajo la línea del bikini para que no sea visible y sirve para recuperar la tensión muscular de esta localización.

 

Abdominoplastia y miniabdominoplastia: puntos en común

Tanto la abdominoplastia como la miniabdominoplastia requieren de una reparación de la musculatura abdominal. Para ello se vuelven a unir los músculos rectos anteriores del abdomen en la zona media del mismo. Un hecho que devuelve la tensión muscular abdominal haciendo que el vientre vuelva a ser plano.

Así pues, si quieres recuperar tu cintura y lucir un vientre plano, acércate por la clínica del doctor Gustavo Sordo en Madrid y solicita una entrevista. En pocas horas tendrás tu diagnóstico y en unos meses podrás presumir de una figura bella y bien contorneada.

Dejar un comentario