6 cosas a considerar antes de operarte en el extranjero

¿Te harías un aumento de mamas a 10.000 kms de tu casa?

1) Precio final: seguro que el presupuesto que te han dado fuera es más económico. Seguro que a tu amiga o amigo le costó “x”y ese “x” es mucho más barato que aquí. Sin embargo: ¿has sumado los costes del desplazamiento, alojamiento, comidas, etc.? Echa cuentas antes de decidirte.

2) La Recuperación: después de operarte necesitas descansar, relajarte, recuperarte tranquilamente, y acudir a tus revisiones. Si sustituyes eso por 6 horas de avión debes saber que no será lo mismo. De hecho volar tras una anestesia aumenta el riesgo de trombosis.

3) El seguimiento: un buen cirujano te revisará regularmente durante el primer año. Te hará fotos, dirigirá la cicatrización, te dará buenas recomendaciones para ir reincorporandote a tus actividades habituales, y lo más importante: estará disponible para ti si lo necesitas. ¿Si necesitas ver a tu cirujano y está a 15.000 kms, que vas a hacer?

4) Reputación: ver casos de tu cirujano, analizar tu caso particular, hacer varias visitas informativas antes. ¿Tendrás todo ese tiempo fuera?

5) Cualificación: los requerimientos para realizar intervenciones de cirugía estética difieren entre países. La vigilancia del intrusismo también varía. Vigila bien qué se exige en cada sitio ya que todo lo que no sea un especialista oficial titulado y formado no debería servirte.

6) Complicaciones y retoques: si eres de los poco afortunados y requieres una segunda intervención para retocar algo que hay que mejorar, ¿vas a hacerte 15.000 km otra vez?. Peor: si surge alguna complicación, por muy infrecuente que sea, ¿cómo y donde vas a solucionarlo?

Dejar un comentario